Cultura y Turismo Alternativo en Bogotá

 In Bogota, Espanol, Latam

Bogotá es tan grande y tan imponente, que puede pasar que quienes visitan la ciudad no sepan qué alternativas turísticas hay, diferentes a la clásica visita de los lugares históricos y el centro de la ciudad que, si bien son importantes y ubican al turista en el contexto al que pertenece la ciudad, no es necesariamente en lo que todo turista quisiera enfocarse.

Si usted es de aquellos de espíritu joven o millenials; para quienes buscan la perfecta mezcla entre campo y ciudad; para quienes buscan turismo LGTBI o quienes simplemente quieren ver otro lado de Bogotá, aparte del lado histórico, y buscan más poder empaparse de la cultura del presente, el arte y la naturaleza que rodea a la capital colombiana, siga leyendo.

Día 1: Comencemos pisando fuerte. Que sea el día para el turismo cultural
Tenemos teatros, galerías de arte, bibliotecas (¿por qué no?), eventos musicales, cuentería, CicloRutas para montar en bicicleta de forma segura, festivales y graffitis. Sí, en Bogotá tenemos el tour del graffiti, el exponente más controversial del arte callejero.

Que este día sea de la aventura. Comenzar la mañana con un paseo en bicicleta para disfrutar de la mañana capitalina es una excelente opción para llenarnos de energía. Si no tiene bicicleta disponible, y es muy posible que así sea, los tours organizados disponen de ella para que veamos la ciudad desde una perspectiva diferente al típico bus turístico y pedaleemos mientras conocemos.

Nos podemos llenar después de colores y técnicas haciendo un tour artístico por las galerías de arte contemporáneo de la ciudad, la exposición del Banco de Arte de la República que cuenta con obras de artistas plásticos nacionales como Alejandro Obregón, Luis Caballero, Edgar Negret y por supuesto de Fernando Botero, el cual cuenta con un museo donde están expuestas algunas de sus obras: El Museo de Botero.

¡El tiempo vuelva cuando nos divertimos!, son tantas cosas por conocer de la cultura de la capital colombiana, que en un solo día no alcanzamos a abarcar todo lo que queremos.

Día 2: Queremos más y más cultura

El tour del graffiti. El arte callejero hace parte de la decoración alternativa de algunos muros que se alzan en la ciudad, y como la calidad de estas pinturas en Bogotá es muy buena, un australiano radicado en Bogotá, Christian Petersen, decidió dedicarse a ser el guía para mostrarle a los visitantes algo poco convencional en los panfletos de turismo que generalmente nos comparten. Y como el recorrido inicia después de mediodía, en la mañana podemos visitar algunas plazas de mercado para verdaderamente ver plasmada la identidad colombiana en productos y tener una noción de la enorme riqueza que existe en el país.

Con estos recorridos, nos llenamos de la urbanidad bogotana.

Día 3: ¡Comida!

Está creciendo mucho el turismo gastronómico en el mundo y Bogotá no se queda atrás. La variedad de restaurantes y de culturas mundiales representadas en la comida es inmensa, y por lo tanto, es un recorrido que no debemos ignorar porque, después de todo, uno de los mejores placeres de la vida es comer.

Tenemos dos posibilidades para disfrutar de esta parte del turismo: aprender a preparar una receta típica colombiana (generalmente ajiaco, por ser el plato típico bogotano) o comer en restaurantes, tanto de comida típica, como de comida internacional, de autor o fusión. Sea cual sea la opción que más se adapte, lo cierto es que el estómago debe estar vacío y listo para llenarlo de delicias gastronómicas.

Día 4: Relajación y paz
Después del recorrido por los mejores restaurantes de la ciudad y de conocer la cara urbana y artística de Bogotá, es posible que queramos relajarnos un poco, conocer las afueras de la ciudad y alejarnos del asfalto por unas horas para respirar el aire fresco del campo. Para esto, existen tours de naturaleza.

La zona rural conserva especies de flora y fauna propias de los ecosistemas andinos. Sobresalen los cerros que circulan el casco urbano y el Jardín Botánico José Celestino Mutis, que estudia las especies vegetales nativas de la Sabana de Bogotá y del país. Es el espacio ideal para dejar la mente en blanco por unos momentos y relejarnos contemplando la grandeza del medio ambiente.

Podemos salir a una caminata ecológica o para avistar aves. Visitar los humedales, la Quebrada Las Delicias, o hacer senderismo en las rutas a los cerros y páramos. Es la desconexión ideal que nos conecta inmediata y automáticamente con la naturaleza y con la paz interior.

Después de un día entero en compañía de la fauna y la vegetación que rodea a la capital colombiana, estaremos relajados y preparados para retomar nuestras actividades cotidianas al regreso a nuestras ciudades de origen.

Si usted, por el contrario, estaría más interesado en un tipo de turismo enfocado en la comunidad LGTBI, tranquilo, porque Bogotá cuenta con una concentración de oferta de restaurantes, cafés y bares amigables con la comunidad. Además, la ciudad cuenta con la discoteca gay más grande de América Latina, Theatron.

Aunque son solo actividades turísticas para cuatro días (puede variar), hay muchas más por realizar, muchos más lugares por conocer y mucho más por aprender. Como mencionamos arriba, Bogotá es grande e imponente, así que lo que necesitamos es tiempo, ganas, disposición, y en ocasiones, más de una sola visita, para llegar a conocer todas las facetas que tiene.

Recommended Posts

Leave a Comment

Start typing and press Enter to search

Cocina y rumba en Bogota